El sector industrial gallego trabaja para construir su futuro