La Xunta pone a Mestrelab, cuyo software se usa para vacunas, como ejemplo de fábrica inteligente