La pandemia descubre la fortaleza de la biotecnología gallega