Las biotecnológicas de Santiago de Compostela y su entorno ya facturan 50 millones al año