Una empresa gallega puede conservar 30 millones de dosis de la vacuna a 80 grados bajo cero