Las empresas biotecnológicas gallegas y el CIQUS trabajan en una estrategia de futuro