Las biotech gallegas exploran cómo desarrollar nuevos productos con fluidos supercríticos