La Universidad de Vigo participa en un proyecto que lucha contra la contaminación