La revista más influyente en Medicina Física premia un artículo de Pablo Aguiar