La genética de vanguardia en Europa tiene sello lucense