La biotecnología ya factura en el área de Santiago de Compostela unos 150 millones al año