La biotecnología gallega traza su futuro y libra la batalla contra el virus