La biotecnología gallega tiene un futuro prometedor