Investigadores de la USC diseña una molécula que creen podrá servir para diseñar tratamientos menos dañinos contra el cáncer de mama