I+D gallega para frenar el coronavirus