«Fuimos el tercer mejor proyecto europeo»