Empresas gallegas desarrollan métodos capaces de controlar el impacto ambiental de las aguas residuales y de verificar las fibras sostenibles en la industria textil