BETA, la firma gallega que germinó en un garaje y hoy proyecta una gran fábrica sostenible