Una nasa médica para combatir el cáncer de ovario