Un equipo gallego prueba con éxito una terapia que reduce el daño tras un ictus