Investigadores del IDIS demuestran que el agotamiento de la células madre adultas causa el envejecimiento