Galicia es la tercera comunidad autónoma con mayor presencia de empresas biotech y se consolida como polo bioemprendedor